La complementariedad debe ser uno de los principales criterios a la hora de formar el equipo

Algunos dicen que una sociedad es como un matrimonio. A juzgar por el proceso de elección de una pareja, la comparación tiene sentido. Elegir a los socios de un negocio no puede dejarse al azar. Después de todo, has de tener en cuenta que pasarás un buen tiempo viviendo con la persona o personas que elijas, dividiendo responsabilidades y beneficios con ella o ellas.

Tenemos que establecer algunas reglas, construir relaciones de confianza, y, quizás lo más importante, que las experiencias sean complementarios.

Perfiles adicionales

Es importante que ninguno de los socios tenga el mismo perfil. De este modo cada uno aporta diferentes habilidades al equipo. Los socios tienen que complementarse.

Dividir tareas

Se deben definir las responsabilidades de cada uno en el proyecto de acuerdo a las especialidades. Lo importante es que las reglas claras desde el principio. Las acciones del negocio se deben dividir en proporción con el grado de participación, inversiones y tiempo de dedicación al proyecto. Si no dejamos todo claro desde el principio podremos dar lugar a malentendidos que pueden acabar con el proyecto y que pueden acarrear una pérdida importante de dinero.

Socios capitalistas

No hay que olvidar que los inversionistas extranjeros también pueden convertirse en socios. Es otro tipo de relación, en la que no hay ninguna implicación cotidiana en las actividades de la puesta en marcha, pero también requiere la definición de responsabilidades y la compensación.

La división de beneficios generalmente sigue la regla general, cuanto mayor sea la contribución, mayor es el riesgo y pronto, mayor la posibilidad de retorno financiero aunque esto puede variar según el proyecto.

Cómo elegir a los socios ideales para tu negocio
5 (100%) 1 vote